Noticias

¿Qué hacer para mantener un vehículo en buenas condiciones?

Al ser  propietarios de  un vehículo tenemos la responsabilidad de ser buenos conductores, pero también de mantenerlo en buenas, no solo para que podamos alargar su vida útil -cosa que nos permitirá venderlo más rápido cuando llegue el momento- sino para evitar gastos extras en talleres y en repuestos que podrían ser un golpe fuerte y continuo para nuestro bolsillo. 

En vista de eso, aquí compartiremos contigo unos consejos básicos, aunque eficientes, para que los apliques y puedas hacer que tu carro esté en un estado óptimo en todo momento a pesar de los años que tenga a tu lado. 

¿Cómo cuidar tu vehículo? 

 1- Revisa el aceite 

Ten presente que un carro sin aceite será, en definitiva, un carro que presentará muchas fallas mecánicas. Por lo tanto, esto es algo que debemos tener presente y -de ser posible- llevar un registro de cuándo fue la última vez que le hiciste el cambio de aceite para que no te pases de kilometraje. 

Recuerda que el aceite se encarga de mantener limpio el motor y de  lubricar las piezas móviles de este, permitiendo que no se desgasten por el roce. Esto quiere decir que de no tener suficiente aceite,  las piezas se van a ver gravemente afectadas; por eso es recomendable, según un artículo publicado por La Vanguardia, hacerle una medición cada 3.000 kilómetros. 

Una vez recorridos esa cantidad de kilómetros,  hay que fijarnos en el nivel del aceite y también en su color, ya que si está muy oscuro o negro debemos cambiarlo de inmediato.

Otra cosa que debemos tener presente es el tipo de aceite que utiliza nuestro vehículo, dado que esto nos indicará en cada cuánto tiempo debemos cambiarlo:

-Aceite sintético cada 15.000 kilómetros. 

-Semi-sintéticos cada 10.000 km aproximadamente. 

-Minerales cada 5.000 km.

 

2- Revisa la presión de aire

La presión correcta de aire en las llantas tiene múltiples beneficios que van desde no tener que preocuparnos por comprar unas nuevas a otros aún más importantes  para nosotros como para el medio ambiente: 

-Unas llantas con la presión inadecuada puede generar toneladas de CO2, haciendo que seamos un ente contaminante más. 

-Incrementa el consumo de gasolina porque el carro tiene la necesidad de trabajar más. 

-Puede resultar en accidentes de tránsito porque afecta la distancia del frenado y  podríamos perder el control del carro o, en el peor de los casos, hasta podría explotar el neumático.

Si realmente lo que queremos evitar es ser un peligro para nosotros mismos y para la sociedad, es mejor tener presente este detalle en nuestro carro y revisar la presión cada cierto tiempo. Ten en cuenta que cada fabricante tiene su recomendación, y eso lo puedes ver en el manual del vehículo.

 

3- Alineación y balanceo 

Otro aspecto para alargar la vida útil del carro es llevarlo a que le hagan la alineación y balanceo. Con esto el vehículo tendrá un mejor funcionamiento y rendimiento por estas razones:

-Con la alineación logramos que haya un desgaste parejo en las bandas de rodamiento de las llantas, igual que una dirección correcta. Esto hace que las ruedas tengan los ángulos correctos; es decir, que estén perpendiculares al suelo y mantengan su paralelismo entre sí, evitando a su vez que se consuma más gasolina de la debida. 

-Con el balanceo de las llantas  logramos que la rueda gire sin provocar ningún tipo de vibraciones cuando alcanza  ciertas velocidades. Esto genera la sensación de comodidad al momento de conducir, evita el desgaste prematuro de las llantas y el desgaste de la suspensión.

Lo recomendable es hacerle este servicio cada 10.000  kilómetros para que las llantas no se desgasten de más y no haya vibraciones extrañas. Sin embargo, esto puede depender de las condiciones del terreno. 

 

4- Revisión técnico mecánica

Además de ser un requisito obligatorio para poder circular en el territorio nacional sin correr el riesgo de que nos multen, también es una forma de garantizar que el vehículo está en óptimas condiciones y no sea un peligro para la sociedad ni el medio ambiente. 

Ten presente que esta revisión se debe hacer por primera vez en los carros particulares a los que se les haya emitido su matrícula hace 6 años, mientras que los que tengan una matrícula con más tiempo deben hacerlo una vez al año. Aquí se observa detalladamente estos aspectos:

-El estado de la carrocería. 

-Cómo está la suspensión. 

-Las llantas. 

-Cómo funcionan los componentes mecánicos y eléctricos del vehículo. 

-El nivel de emisión de gases. 

Por supuesto, como habrás notado algunos de estos puntos ya los hemos nombrado arriba, pero solo nos muestra lo importantes que son para el cuidado de nuestro vehículo. 

Lee también: 10 cosas que no sabías sobre la Revisión Técnico Mecánica 

 

5-Revisar la batería 

Todos sabemos que este un componente esencial para el funcionamiento del sistema eléctrico del vehículo, encargándose nada más y nada menos que de hacer que el motor arranque cada vez que se necesite y de mantener el correcto funcionamiento de los sistemas auxiliares como el reloj del tablero, radio, ventanas y el cierre centralizado de los faros.

En vista de ello,  debemos ser cuidadosos con la batería y hacerle un mantenimiento preventivo, el cual -en caso de tener muchos años- podría ser cada 3 meses. Lo importante es que la cuidemos o cambiemos en caso de que ya esté en mal estado y se convierta en un dolor de cabeza para nosotros. 

 

6- Compresión del motor

Para garantizar que el motor esté funcionando perfectamente y conocer si la compresión de los cilindros o los pistones, anillos y el empaque de la culata están bien, ¡esto también lo debes tomar en cuenta!

Con este también podrás ver si hay alguna fuga de fluidos indeseada o algún ruido extraño que podrás detectar a tiempo,  tomar las medidas necesarias para solucionarlo y tener nuevamente a tu vehículo en buenas condiciones. 

Esto lo puedes hacer en un centro de diagnóstico especializado para que con los equipos correspondientes puedan hacer una evaluación profunda y detallada

 

7-Diagnóstico de Scanner 

Esto es ideal para conocer el funcionamiento de los componentes eléctricos de tu vehículo, ya que con esto se verifican los códigos de fallos del sistema eléctrico (computador) del vehículo para identificar los posibles problemas. 

Por lo tanto, es una buena alternativa para tener presente al momento de pensar en nuestro vehículo; no necesariamente por ser fatalistas, sino porque no sabemos en qué momento pudiera ocurrirnos algún accidente.

 

8- Mantenerlo limpio

Puede sonar muy básico, pero es tan obvio que a veces lo pasamos por alto. 

Tener un carro en óptimas condiciones de limpieza nos ayudará a que se vea en mejor estado, ya que con esto podemos hacer que la pintura se mantenga durante más tiempo y su tapicería luzca  como nueva o, al menos, con poco uso. 

Estos consejos no sólo te ayudarán a mantenerlo en buen estado, también te permitirán venderlo -cuando llegue el momento- a un precio conveniente para ti y atractivo para el comprador. 

Es importante que tengas presente que algunas de estas cosas las puedes realizar tú o un mecánico de confianza, pero hay otras -como la Revisión Técnico Mecánica- que solo la puedes hacer en un centro de diagnóstico automotor autorizado por el Ministerio de Transporte y el Ministerio del Medio Ambiente para que tengas una opinión experta sobre el estado de tu vehículo. Sin embargo en AutoMás también hacemos los otros servicios que necesites para mantener a tu vehículo en buenas condiciones. 

¡Visítanos! Nosotros  nos encargaremos del resto para brindarte la tranquilidad y seguridad que necesitas.