10 tips para lavar tu moto y dejarla como nueva 

 

Quienes amamos las motos, disfrutamos consentirlas y cuidarlas. Para algunos lavar su moto es un ritual que no puede faltar  y debe ser en un lavadero de motos especializado. Para otros, es el momento de darle todo el cariño así que prefieren hacerlo ellos mismos, y de paso ahorrarse un poco de dinero. 

Saber cómo limpiar tu moto es vital para mantenerla en perfectas condiciones. De hecho, lavarla adecuadamente alarga la vida de la motocicleta y ayuda a prevenir posibles daños. Y aunque parece sencillo, es importante tener en cuenta algunos detalles para no dañar las partes delicadas de la moto y evitar el desgaste prematuro.

Si tu eres de los que prefiere lavar su moto antes que llevarla a otro lado este artículo es para ti, pues te daremos algunos tips de lavado que te harán la tarea más fácil y tendrás una máquina como de exposición. 

 

Usar imágenes tipo animadas en cada paso (tipo cartilla ilustrada)

 

  • Ten en casa tus implementos de limpieza 

Ten a la mano: 

  • Agua: Para no desperdiciar porque debemos ser conscientes del cuidado de este recurso, usa la cantidad necesaria en dos momentos importantes, para humedecer y enjuagar. 
  • Shampoo: no uses detergentes ni jabones ordinarios, consigue shampoo para motos o carros, este producto protege la pintura, da brillo y no raya. 
  • Esponja.
  • Trapos tipo gamuza (bayetilla) 
  • Cepillo de cerdas duras
  • Grasa para cadenas 

 

Una vez los tengas listos, ordenalos por orden de uso. Así los tendrás listos en cualquier momento que quieras dejarla como nueva.

 

  1. Deja que la motocicleta se enfríe. 

 

Ponerle agua al motor caliente de la moto es un gran error que muchos pueden cometer, ya que los cambios repentinos de temperatura pueden agrietar el bloque del motor. 

Incluso si tu moto está completamente sucia, debes esperar hasta que esté completamente fría antes de comenzar a limpiarla. 

Una vez fría es buen momento para tapar el escape con alguna bolsa de plástico y lo fijamos con una goma elástica para que no le entre nada de agua durante el lavado.

 

  1. Siempre limpia las zonas más sucias 

 

Limpia primero las zonas con mayor suciedad: con esponja o un trapo y el líquido desengrasante, en especial las llantas.  Limpia el basculante, las llantas y las zonas más difíciles. Ten cuidado al utilizar este líquido intentando tocar en la menor medida posible otras partes de la moto. 

 

 

Si tienes una manguera será mucho más sencillo mojar toda la superficie, si no, no hay problema, solo debes usar un balde lleno de agua para eliminar el polvo o la suciedad que tenga en la superficie. 

 

 

Usa jabón neutro y enjabona cada parte de la moto con la esponja. Te recomendamos usar un balde con agua tibia para remojar la esponja. La misión es que quede completamente cubierta de jabón. Retira bien el desengrasante que habías puesto con un paño de algodón y nuevamente con la esponja limpia todos los lugares donde sea necesario hasta que tengas el resultado óptimo. 

 

  1. Lava la cadena 

Con la cadena debes hacer un poco más de trabajo. Pero antes utiliza unos guantes para que no te manches las manos. Usa el cepillo con el desengrasantes para limpiar la cadena por todos lados. 

Si quieres limpiar mejor, levanta la llanta trasera y al rodarla podrás limpiarla mejor. 

 

  1. Fuera jabón 

Limpia muy bien y con cuidado para retirar todo el jabón, así evitarás que se formen manchas sobre la pintura y evitarás rayones. 

 

  • Momento de descansar

 

Déjala que se seque por lo menos 5 minutos, puedes ponerla en un espacio donde el suelo esté seco y tenga una buena circulación de aire. 

De esta manera estará lista para el momento de brillar. 

 

  • El secado final 

Cuando ya se ha secado naturalmente, viene un paso muy importante, debes hacer un secado adicional, puede ser con una bayetilla, para retirar los residuos que quedan o el exceso de agua. 

Si quieres que quede más reluciente, pasa el trapo de gamuza y un tip extra, puedes usar papel de cocina para que te quede como de exposición. 

 

  1.  De nuevo a engrasar

Una vez limpia, seca y brilllante, ¡tarán! debemos engrasar nuevamente los elementos que deben estar engrasados como la cadena, los cables, la llanta posterior, etc. 

El reto es ensuciarla lo menos posible, así que un super tip es usar papel periódico entre la llanta y la cadena, para que no haya manchas indeseadas en otros lados, igual si usamos spray. 

Ya lo sabes, si quieres dejar tu moto como nueva, sigue estos consejos y tendrás una moto como salida de un lavadero y además tendrás la satisfacción de haberlo hecho tu mismo. 

Y si quieres consetirla aún más, puedes traerla a nuestros centros de experiencia Motomás, donde encontrarás un espacio hecho para esas mejores amigas de dos ruedas que tanto disfrutamos. 

¡Te invitamos para que conozcas todos nuestros servicios!

Ingresa a www.automas.com.co 

Deja una respuesta