Existen algunas versiones y estudios que sostienen una hipótesis sobre el riesgo de accidentalidad en automóviles por temas de alergias. En este caso, revisaremos la relación que tienen los accidentes de tránsito y la rinitis, una alergia que muchas personas poseen, y que es mejor prestar más atención a la hora de conducir.

Empecemos por los síntomas de la rinitis alérgica 

A la hora de conducir, las personas que tienen rinitis alérgica suelen estornudar repetidas veces en un lapso muy corto, a eso, se le puede sumar los constantes lloriqueos e irritación en los ojos, algunas veces, suele aparecer una pequeña comezón al interior de las fosas nasales. 

Estos síntomas juntos, puede llegar a causar una falta de atención y en el procesamiento de información, según un estudio científico en Alemania.

Este análisis, fue aplicado a 513 personas entre los 18 y 65 años, el 75% de ellos, indicaron que su capacidad de conducir se ve afectada por los síntomas descritos anteriormente, además, antes de manejar un vehículo, aseguran que suelen tomar medicamentos para contrarrestar la rinitis y así poder conducir un poco más tranquilos.

Adicionalmente, al estornudar se puede llegar a perder la atención visual, esto puede llegar a incrementar el riesgo de accidente de tránsito. Parquear mientras puede pasar la alergia es una opción, de todas formas, muchas personas no suelen hacerlo, o no existe un lugar adecuado en la carretera. 

Factores climáticos y del tiempo inciden también en los accidentes de tránsito 

La visión es una capacidad indispensable a la hora de conducir, cualquier falta de atención al volante, o alteración en los ojos que pueda reducir la vista, puede ser crucial a la hora de un accidente de tránsito, comprendamos que los accidentes se dan, en su gran mayoría, en cuestión de unos pocos segundos y la capacidad de reacción es baja. 

El lagrimeo e irritación en los ojos pueden llegar a incrementarse cuando se expone al sol, incluso, la sensibilidad en la vista es mayor, es aquí donde los factores del tiempo y del clima pueden llegar a incidir en los síntomas. 

Cuando la rinitis aparece, y estamos conduciendo, el sol puede ser nuestro peor enemigo, y llegar a afectar nuestra visión. Por lo tanto, es recomendable usar gafas oscuras o con filtro de rayos UV, para reducir la sensibilidad, irritación o lloriqueo.

En días de mucho frio, e incluso lluvia, aumentan las posibilidades de contraer un resfriado, y la rinitis alérgica, puede aliarse con él para hacernos la vida imposible a la hora de conducir. Por ende, ir bien abrigados es una opción que, aunque sea un poco obvia, puede llegar a bajar las probabilidades de que la rinitis alérgica se manifieste.

Somnolencia, un enemigo a la hora de conducir

Cuando conducimos, colocamos nuestros sentidos a la mayor producción, nuestra atención debe ir centrada en lo que pasa en la carretera. Sobra decir cuantos accidentes han pasado porque algunos conductores se quedan dormidos por diferentes razones. Pero en relación con la rinitis, la medicación puede ser un arma de doble filo.

Existen fármacos, pueden contrarrestar los síntomas y funcionen de buena manera a la hora de controlar la alergia, pero pueden llegar a producir sueño, y esto es fatal cuando manejamos un vehículo, nuestros sentidos se desactivan de gran manera y la accidentabilidad está más cerca.

Por lo tanto, es necesario indicar a nuestro médico que nos pueda recetar medicamentos que no produzcan somnolencia, si somos conductores regularmente y no caer en la automedicación.

 

Lee también Fallas mortales que pueden tener los carros sin que tú sepas 

 

Aseo adecuado a nuestro vehículo

Ya hemos visto la relación que puede llegar a tener los accidentes de transito con la rinitis alérgica, pasando por los síntomas, el estado del tiempo y la somnolencia como factores que enlazan estos dos conceptos. 

Por último, limpiar nuestro vehículo y asearlo totalmente, es importante para que los síntomas se manifiesten lo menos posible, el polvo es una de las causas más frecuentes cuando la rinitis llega, por eso es bueno mantener nuestro carro libre de polvo o mugre que nuestras fosas nasales puedan aspirar y nos llegue a irritar la nariz.

Los accidentes de tránsito pueden llegar de diferentes formas y pueden vincularse con diversos temas, su relación con la rinitis alérgica, puede que no sea tan notoria, pero es más importante de lo que parece.

 La falta de atención, la somnolencia y la capacidad de reacción diezmada, son factores que sin duda pueden causar un accidente de tránsito. 

También ten en cuenta que tu vehículo debe estar en óptimas condiciones para que no se corran ningún otro riesgo.

¿Ya conoces los servicios de Automás para tu vehículo?

Related Posts

Deja una respuesta