¿Sabías que 4,6 segundos es el tiempo promedio que tardas en enviar o recibir un mensaje de texto? Y que si quitas tu atención de la carretera durante esos mismos 4.6 segundos mientras conduces a 80 km por hora es como si recorrieras un campo de fútbol con los ojos vendados. ¡Así es! ¿Te imaginas lo que podría ocurrir? Por eso es importante el manejo defensivo y aquí te diremos por qué. 

Sin embargo, vemos como muchos accidentes suceden por distracciones como estas. Quedarse observando una mujer bonita, una valla, la vitrina de un almacén, actividades comunes que seguramente hacemos a diario, el único detalle es que ¡vamos conduciendo! 

¿Sabías también que en el 80 y 90 % de los accidentes se encuentra implicado el factor humano como elemento fundamental? Es decir, aquellos errores humanos, como distracciones en el celular, cambiar la emisora de radio, maquillarse o comer. 

Y estarás pensando ¿qué tiene que ver todo esto con el manejo defensivo? Pues resulta que es un tipo de conducción que nos permite exponernos a menos colisiones, con otros vehículos, peatones u otros elementos.  

Conducir a la defensiva nos permite tener habilidades suficientes para anticiparse y reaccionar correcta o aceptablemente ante situaciones inesperadas.  

Anticiparnos a los accidentes de tránsito  

Podría decirse que esta es la característica más importante del manejo defensivo, ya que el conductor está atento a todo lo que lo rodea, teniendo una visión general del entorno, es decir, ve al frente, a los lados, los detalles y todo el conjunto, al mismo tiempo. 

De esta forma, analiza las posibles maniobras de los conductores que lo rodean y puede actuar correctamente, reduciendo los accidentes.

Al conducir defensivamente, sabes los riesgos relacionados con la conducción y comprendes que otros conductores, las condiciones ambientales y otros peligros pueden ser amenazas potenciales para tu vida. Por eso, esta forma es la mejor manera de protegerte y a tus pasajeros. 

Tenemos para ti algunos puntos claves

 

  • Conocimiento

Pon la mayor atención posible a las acciones de los otros conductores, sobre todo a sus errores y nunca asumas que los demás conducen como tú. 

  • Siempre ser precavido 

Existen muchos tipos de distracciones en el camino y nunca sabes cuándo se puede provocar un frenado inesperado o un cambio de carril brusco, por eso mantén una distancia de seguridad que te permita ver las placas del carro que tienes en frente. 

  • Hay que ser predecibles

Esto ayudará a los otros conductores a saber cuál es tu siguiente movimiento y te mantendrá a salvo. Eso sí, no olvides usar tus luces direccionales e intermitentes, así como hacer cambio de luces cuando sea necesario.

  •  Las decisiones 

Seguramente has escuchado decir que mantener la distancia es importante, pues bien, cuando tengas que reaccionar ante los movimientos de otro conductor y tener margen de tiempo suficiente, la distancia es clave. Solo así podrás tomar decisiones adecuadas en poco tiempo. 

  • El punto ciego 

Ten cuidado con el famoso punto ciego,  todos los vehículos lo tienen así que trata de evitar ponerte en riesgo con camiones o buses, igualmente en el caso de las motos o bicicletas, cuando puedan estar en el tuyo. 

  • Revisa siempre tu carro

Procura mantener tu carro en buenas condiciones. Si no lo haces puedes sufrir algún percance inesperado y estarás más propenso a cometer errores en la vía. Recuerda además hacerle una revisión periódica de los niveles de aceite, sistema eléctrico y en general de su estado.

Ten presente que en Automás tenemos servicios de peritaje especializados para vehículos y motos, con los que puedes movilizarte seguro y tranquilo. 

 

Lee también Fallas mortales que pueden tener los carros sin que tú sepas 

 

Manejar a la defensiva implica ser responsable y nunca tomar el volante si no estás en buenas condiciones físicas y mentales. Un buen conductor  es el que se informa con anticipación acerca de las condiciones de las vías y las rutas antes de salir, además conoce las maniobras según las condiciones climáticas del lugar, así puede estar preparado adecuadamente para cualquier situación.

Muchos al leer esto pensarán que en realidad parece simple y todos estarían capacitados en manejo defensivo, pero ¡No! Saber conducir no es lo mismo que conducir con estas técnicas que ayudan a salvar vidas. En fin, debemos prepararnos y sobre todo tener conciencia de cada paso que damos al conducir. 

¡Anímate a conducir con esta técnica y contribuye a la seguridad vial de todos! 

¿Ya conoces nuestros servicios de peritaje para tu seguridad y la de tu vehículo?

Related Posts

Deja una respuesta